Blog de Manolo de la Torre


Entrenador de fútbol, ha ejercido la profesión 19 temporadas. Escritor en periódicos,
ha publicado una columna diaria, durante dos décadas, en tres periódicos ceutíes.

jueves, 15 de abril de 2021

El Madrid es semifinalista de la Champions

Los agoreros dijeron durante días, semanas y meses que sin Sergio Ramos el Madrid sería presa fácil para sus adversarios. Los hubo que aventuraron que sin el 'Gran Capitán' el equipo blanco estaba más perdido que el barco del arroz. Cundieron la idea de que Militao no era nadie. Más o menos un maula. Como suelen decir en tierras salmantinas. Un trasto llegado de Brasil por no sé qué causa... Pues bien, Militao, acompañado por Nacho, vienen dando lecciones de zagueros sobrios y eficaces partido tras partido. El de Anfield, por su importancia, pasará a la posteridad. Lo mismo ocurrirá con la actuación de Courtois.

Sufrió el Madrid durante veintitantos minutos de la primera parte. Debido a que sus jugadores perdían el balón cada dos por tres. Pérdidas que se convirtieron en ocasiones claras de gol para el Liverpool. Pero unas las paró el portero belga y otras las fallaron los futbolistas ingleses. El conjunto merengue tiró a puerta dos veces: un disparo lo atajó Alisson y otro lo estrelló Benzema en un poste. El Madrid se defendía como gato panza arriba pero no encontraba facilidades para contraatacar porque Vinicius y Marco Asensio estaban obligados a cerrar sus bandas a cal y canto cuando sus rivales tenían el balón.

La segunda parte fue casi calcada a la primera. Dominio de los hombres dirigidos por Jürgen Klopp y  extraordinaria labor defensiva de los entrenados por Zidane. Dominio que duró un cuarto de hora y que sirvió para que Courtois y los centrales volvieran a imponerse a sus contrincantes. Fue entonces cuando Vinicius se presentó ante Alisson... Pero no le pudo batir en una situación inmejorable para hacerlo. 

Bien el Madrid en cuanto a espíritu de sacrificio para minimizar el peligro del rival. Lo cual logró defendiendo en bloque e intensamente. Extraordinario Courtois y también, insisto, Nacho, Militao y Mendy. Valverde cumplió como lateral, pese a que no es la demarcación más adecuada para sus cualidades. En suma: el Madrid eliminó al Liverpool. Y lo hizo teniendo a raya a jugadores como Salah, Firmino y Mané. Y ya es semifinalista de la UEFA Champions League



 

martes, 13 de abril de 2021

Palabras perdidas

Obran en mi poder muchísimos folios repletos de palabras obtenidas de mis lecturas en otros tiempos y a las que a veces les dedico la atención debida. Hoy he decidido publicar algunas.

Salacidad. Cualidad de lascivo: "El cuerpo habitado por la salacidad satisfecha vive lozano".

Copulativo: que une una cosa con otra. "Era tan moral, que no usaba las conjunciones copulativas".

Corregir, enmendar: "Nada urge tanto como corregir las costumbres de los demás".

Eficaz: activo, enérgico. "La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa".

Maganta: triste, pensativa. "Allí se hospedaba una hembra maganta, llamada Violante, que era el suspiradero de la pensión".

Telenda: airosa, viva, marchosa. "Ella iba tan telenda, la cabeza alta y braceando". 

Regodeo: complacencia detenida, con sus orillas de burla. "Una caja rosa... Se la enseñó con mucho regodeo...".

Galgo: goloso, aficionado a los dulces. "A lo mejor era un poco galgo y usted no lo sabía". 

Motolito: bobo, mentecato. "No quiero ofenderte en lo más mínimo: solo te digo que eres un bambarria, un motolito".

Abstención, privación. "Las virtudes no son más que ciertas abstenciones". 

Rumiar: remugar, masticar otra vez el alimento/considerar despacio una cosa.  Una cosa debíamos aprender de las vacas: a rumiar (Nietsche). 

Pepla: defecto, pejiguera. "Si a costa de tantas peplas sacaras algo en limpio, lo comprendo".  

Pulular: abundar una cosa, ser muy frecuente. "También pululaban bandadas de chiquillos".

Inanición: debilidad por hambre. "Había quien se caía de inanición en plena calle". 

Regomeyo: disgusto, reconcomio. Es voz andaluza y murciana. "No sienta usted regomeyo, que ya verá cómo la encuentra". 

Birlar: hurtar, robar. "Es desagradable convivir con una mujerona que te ha querido birlar el marido".

Aladar: cabellos que caen sobre las sienes. Era Francisco, el viñador, con su rostro de gazapo y sus aladares". 

Chalaneo: trato de compraventa, con habilidad y palabrería. "El chalaneo es la flor mediterránea".  

Entorchado: bordado de oro y plata, que llevan algunos uniformes. "¡Tuviera yo cuatro entorchados!" 

Cautela, precaución. "A veces el patriotismo es locura, otras veces es más aún que la prudencia: es la cautela".



lunes, 12 de abril de 2021

Declaraciones negacionistas de Miguel Bosé

La idea de que las enfermedades, sobre todo las de aire epidémico o muy general, son debidas no a causas naturales, sino a la voluntad de ciertas personas, expertas en malas artes, hechicerías o como quiera llamárselas, se haya muy extendida entre los humanos de diversa condición y linaje, más o menos primitivos. 
 
Las declaraciones de Miguel Bosé al respecto, cuando el coronavirus estaba en ebullición y la gente se moría a chorros, fueron criticadas acerbamente y suscitaron la aversión hacia su persona. Pero también lograron sembrar la semilla de la discordia en momentos donde reinaba la tragedia en los hospitales y los muertos eran innumerables. Lo cual no ha sido óbice para que vuelva a largar...
 
En esta ocasión, el artista ha dicho, por si alguien lo dudaba, que es un negacionista de tomo y lomo. Y está en su perfecto derecho de proclamarlo en la ciudad donde reside y al mundo entero. Como si fuera el 'Papa de la canción'. Ahora bien, ¿cómo es posible que hasta el momento ninguna autoridad haya salido al paso de tales acusaciones?

He aquí algunas: "La verdad sobre el coronavirus no se sabe o no se ha querido saber porque hay un plan para que no se sepa". "Caerán todos los implicados: políticos, médicos... Y lo digo porque estoy muy informado". Me imagino que las denuncias del hijo de Luis Miguel Dominguín -el cual se proclamó en su día el número uno del toreo y gran amigo de Franco- tendrán las respuestas que merecen por su gravedad. 
 
De no ser así, vamos, si no les salen  al paso de sus denuncias quienes tienen conocimientos sobrados de la enfermedad y autoridad suficiente para hacerlo, mucho me temo que los negacionistas irán a más y hasta puede que las normas establecidas se las vayan pasando la gente, cada vez más, por donde la espalda pierde su honesto nombre. O sea.  
 
 


 
 
 
 
 

 

 

 

domingo, 11 de abril de 2021

Me obligan a redoblar el tambor

No tenía intención de escribir otra vez acerca del Madrid-Barcelona. Por haberlo hecho ya dos días seguidos. Pero las preguntas de algunos lectores me obligan a redoblar el tambor. Porque quieren saber por qué el Barça perdió el centro del campo -en la primera parte- cuando en esa zona contaban con más jugadores que el Madrid y además naufragaron defensivamente. Y no me queda más remedio que insistir en lo que yo creo que provocó el desastre azulgrana durante muchos minutos.

Zidane acertó plenamente en dos acciones primordiales: la primera fue defender en bloque y muy cerca de Courtois. Y los jugadores cumplieron esa misión con la misma disciplina que en esa tarea muestran los equipos inferiores. Los repliegues fueron intensos y apenas permitían que los contrarios pudieran hallar un ápice de comodidad en sus ataques. Y la segunda, tan importante como la primera, fue elegir a Vinicius como el arma principalísima para fulminar a sus rivales mediante contragolpes.

Cada vez que a Vinicius le ponían el balón por detrás de su marcador, ora por un saque largo de Courtois, ora por un pase de sus laterales o centrocampistas, la defensa culé se abría en canal. Y el equipo entero se resentía de una mala situación en el césped. La cual duró tanto tiempo como para que hubiera reaccionado Ronald Koeman. Pero el despliegue del Madrid lo dejó petrificado. Tal vez convencido de que el torbellino merengue duraría lo mínimo. Craso error. Y, por qué no, exceso de confianza en que Messi acabaría por cambiar el sino del encuentro. Lo cual no fue así...

Sergio Busquets, en cambio, estuvo a punto de lograrlo con una durísima entrada a Lucas Vázquez. De cuya baja se resintió su equipo hasta el punto de que por la banda derecha, ya cubierta por Odriozola, el Barcelona logró nivelar la contienda. Ese agujero acabó con el dominio absoluto del conjunto blanco. Menos mal que Militao, Nacho, Mendy y Courtois dieron la talla en momentos cruciales del partido. 

En cuanto a Vinicius, mucha es la influencia que tiene en el juego de contraataque de su equipo.  Contragolpes que valen no sólo para desequilibrar sistemas defensivos, sino también para que mientras el brasileño corre detrás de balones enviados a los espacios libres, sus compañeros puedan tomarse un respiro y además den el paso adelante para zafarse del acoso de sus adversarios. También le vendría muy bien al Madrid, en ocasiones, que la banda derecha fuera ocupada por otro extremo con capacidad de trabajo y, naturalmente, capacitado para regates y centros medidos. Así como retención del balón cuando la situación lo exija.  Podría ser Marco Asensio. Pero...