Blog de Manolo de la Torre


Entrenador de fútbol, ha ejercido la profesión 19 temporadas. Escritor en periódicos,
ha publicado una columna diaria, durante dos décadas, en tres periódicos ceutíes.

viernes, 25 de noviembre de 2022

Los goles de Richarlison

Los goles de Richarlison dieron la victoria a Brasil frente a una Serbia que luchó denodadamente por mantener el empate a cero frente a una selección que inspira respeto a raudales. El segundo tanto fue primoroso. De esos que se ven de higos a brevas y que, por tanto, no se olvidan nunca. Describirlo es imposible. Porque jamás mejorará la imagen de la jugada iniciada por Vinicius J. A propósito: el jugador del Madrid intervino en las dos acciones.

Vinicius continuará en el Mundial desquiciando a sus marcadores como lo ha venido haciendo en la Liga Santander y en la Champions League. Las dudas que genera su fútbol en los sistemas defensivos  minimizan el rendimiento de los rivales. Cuyas mayores preocupaciones radican en tratar de cerrar ese agujero que produce por la banda las carreras veloces del extremo con regates, fintas y pases precisos a sus compañeros. Y si no que se lo pregunten a Richarlison... 

A propósito: el seleccionador de la canarinha, más conocido por el sobrenombre de Tite, tiene la suerte de contar con seis extremos extraordinarios para jugar bajo el sistema 1-4-3-3. Puede elegir, nada más y nada menos, entre Neymar, Richarlison, Raphinha, Antony, Martinelli, Rodrygo Gos y Vinicius J. Por consiguiente, la baja de Neymar, si se produjera, no sería el drama que se viene anunciando por parte de la prensa en general y de la brasileña en particular. O sea...

 


 

 

 


jueves, 24 de noviembre de 2022

Los alemanes no han dicho todavía su última palabra

La selección alemana se enfrentará a la española el próximo domingo en un partido decisivo para los germanos. Por mor de haber perdido con la de Japón en la segunda parte de un encuentro en el cual los japoneses sacaron fuerzas de flaqueza y superaron el tanto logrado de penalti por Gündogan. Derrota tan inesperada como dolorosa de una selección tan laureada. Pero conviene recordar que los alemanes no han dicho todavía su última palabra.

El fútbol alemán ha forjado su leyenda en razón a que sus jugadores nunca dan un partido por perdido. Así que en momentos cruciales saben reaccionar de modo que acaban superando a sus rivales. Por consiguiente, bien haría Luis Enrique en recordarles a sus futbolistas que se van a enfrentar a un adversario siempre temible y que lo es más cuando llega con la obligación de ganar. Como es el caso que nos ocupa. 

Nunca me cansaré de decir que el centro del campo es la zona vital donde se ganan y se pierden los partidos. De modo que Hansi Flick, seleccionador alemán, hará todo lo posible por aprovechar los puntos débiles de La Roja. Y uno de ellos, por no decir el único hasta ahora, es el centro del centro del campo. Zona que ocupa Sergio Busquets. Cuya faceta defensiva no deja de ser pésima. Obligando a que los centrales tengan que multiplicarse en su tarea. Lo cual les impide, además, que se sumen al ataque cuando lo requiera el juego. 

Costa Rica, selección muy endeble, permitió que el centrocampista azulgrana actuara como si estuviera jugando en el patio de su casa. Puesto que los costarricenses fueron nulos en labores ofensivas. Hasta el punto de que Rodri era un centrocampista más. Pero mucho me temo que -a partir de ahora- sea necesario contar con los servicios de un mediocentro capacitado para desempeñar misiones variadas...

Es decir, ser escudo férreo de la defensa; pasar el balón al compañero mejor situado, sin adornos innecesarios; y sobre todo ayudar a sus compañeros en el juego por elevación cuando los adversarios insistan en los saques largos y asimismo en los centros desde los costados. Me imagino que en nuestra Liga debe haber algún futbolista capaz de cumplir ese cometido. Sergio Busquets, de quien dicen que es una persona excelente, evidencia en cada partido que ya no reúne las condiciones adecuadas para ocupar ese espacio


 


miércoles, 23 de noviembre de 2022

España golea a una selección menor

El título no trata de quitarle méritos al triunfo de la Selección Española. El cual pasará a la historia por la abultada derrota sufrida por un combinado que no está en condiciones de jugar una competición de tamaña categoría. Daba grima ver la cara de los futbolistas costarricenses a medida que Keylor Navas se dirigía a coger el balón alojado dentro de su portería. No creo que el exguardameta del Madrid olvide en su vida el mal trago que ha pasado en siete ocasiones.  

Que una selección sea derrotada por siete a cero, en los tiempos actuales, no deja de ser un varapalo que sume a su país en una crisis deportiva. Estoy convencido de que los futbolistas de Costa Rica llegarán a su hotel de residencia con la cara 'gacha' y tapándose el escudo que lucen en sus uniformes. No es para menos... Y qué decir del seleccionador. Cierto es que España se aprovechó de las muchas carencias de su adversario para darse un festín de goles y de buen juego.

El combinado español, ante las facilidades que le daban sus rivales, jugó de maravilla. Es decir, sus jugadores sacaron a relucir sus virtudes: posesión del balón con eficacia y nunca al servicio del tiquitaca. Velocidad a raudales. Regates para desbordar líneas y disparos desde la media distancia. Y sobre todo una presión alta que dejó petrificados a sus adversarios. Y, claro es, así fueron llegando los tantos de Dani Olmo, Marco Asensio, Ferrán Torres -en dos ocasiones- Gavi, Carlos Soler y Morata. Y aún pudo ser mayor la goleada.

Victoria, pues, contundente y que propicia confianza entre quienes la lograron. Aunque tengo la certeza de que Luis Enrique ya estará diciendo entre bastidores que lo más difícil empieza ahora. Dado que él sabe que será casi imposible que vuelvan a enfrentarse a una selección tan débil como la de Costa Rica. En suma, que lo ocurrido es algo que merece nada más que una sonrisa por aprovecharse de una selección mala de solemnidad.



martes, 22 de noviembre de 2022

Opiniones de varios partidos del Mundial

Decir de esta agua no beberé es exponerse a quedar en mal lugar. Es lo que me ha ocurrido a mí por airear a los cuatro vientos que vería pocos partidos del Mundial que se está celebrando en Catar. Y hasta presumí de que sería nada más que espectador de los encuentros más relevantes. Pues bien, debo confesar que ya me he sentado tres veces en mi butaca de la salita de estar para ver selecciones que no entraban en mis planes. 

Accedí al primer enfrentamiento por ser el de la inauguración de la gran fiesta del Fútbol Mundial... La victoria de Ecuador, fiel reflejo de su superioridad sobre la selección anfitriona, me hizo bostezar cada dos por tres. Me perdí el de ingleses e iraníes. Por razones obvias: estaba cantado que sería un paseo para los inventores del balompié. 

Países Bajos derrotó a Senegal cuando el partido estaba dando las boqueadas. Cierto es que el fúbol africano ha mejorado muchísimo y sus mejores jugadores actúan en las mejores Ligas europeas. Pero Holanda, sin ser aquella que lideraba Johan Cruyff, aún está en condiciones de derrotar a cualquier selección.

Arabia Saudí mantuvo el tipo en la primera mitad. Los argentinos se adelantaron en el marcador de penalti. Disparo de Messi en el minuto nueve desde los once metros. Escaso bagaje para el dominio ejercido por la selección albiceleste. La cual depende de Messi y Di María en ataque. El extremo, sobre todo, ha sido quien más problemas le ha creado a la defensa adelantada de los saudíes. Pero Al Shehire (48') y Salem Al Dawsari (53') batieron dos veces a Emiliano Martínez.

El dominio aplastante del combinado sudaméricano fue combatido, impecablemente, por el orden táctico adoptado por el seleccionador Hervé Renard. El sistema defensivo depende los entrenadores. De ahí que la victoria, tan importante como inesperada, conseguida por Arabia Saudí se debe en gran medida a los conocimientos de su técnico. Sobre todo por convencer a sus jugadores del sacrificio que exigía el encuentro.