Blog de Manolo de la Torre


Entrenador de fútbol, ha ejercido la profesión 19 temporadas. Escritor en periódicos,
ha publicado una columna diaria, durante dos décadas, en tres periódicos ceutíes.

sábado, 24 de octubre de 2020

El Madrid se rehace en el Camp Nou

Después de dos derrotas en el Alfredo Di Stéfano, debidas a fallos incomprensibles de los jugadores y a desaciertos en la composición del equipo, el Madrid estaba obligado a mostrar su mejor cara en el Camp Nou. Y a fe que lo ha hecho con buen juego y luchando lo indecible ante un Barcelona que quiso pero que nunca pudo domeñar la superioridad del conjunto blanco. El cual se impuso por tres goles a uno.

Victoria estimulante por su importancia pero que no debe servirle a Zidane como 'elixir de larga vida'. Puesto que su equipo estuvo desconectado por el lado derecho en la primera parte. Debido a que Marco Asensio anduvo perdido tanto en defensa como en ataque. Lo que aprovechó Jordi Alba para amargarle la existencia a Nacho. Cuya condición física no es la mejor como para reverdecer laureles. Aunque son encomiables sus ganas y su conocimiento de la demarcación.

La primera parte fue trepidante; tan viva y agitada porque las acciones peligrosas iban de una portería a otra sin solución de continuidad. Principió marcando el Madrid en el minuto cuatro. Lo hizo Valverde, aprovechando un gran pase de Benzema. Pero enseguida empató Ansu Fati. Quien situado entre Varane y Ramos, con tendencia a dejar sin referencia de marcaje al capitán, se benefició de un  pase de Jordi Alba para batir a Courtois, dada la lentitud del camero en esa jugada.

El Barcelona acumulaba delanteros por el centro, con Messi actuando a su aire, y dejando las bandas para los laterales. Pero el Madrid con las líneas muy juntas y sin complicarse la existencia en las salidas con balón, respondía con celeridad en contraataques peligrosos. Pero Vinicius no daba una. El brasileño, al igual que Marco Asensio, no tenía su tarde. Así que el Madrid flojeó por los costados. 

La salida de Lucas Vázquez por Nacho -lesionado- sirvió para darle más consistencia a esa banda y sobre todo para creer que si el gallego es capaz de adaptarse a esa demarcación podría ser un remedio para los males que el equipo viene padeciendo en ese lado. LV pasó la prueba sin cometer deslices. Evidenció cordura en todas sus acciones y también practicidad. El gol de Ramos -de penalti- dejó al Barça al borde de rodar por la ladera de la derrota. Y Modric, en jugada extraordinaria, quien lo despeñó con su tanto. 

El Madrid se rehace en el Camp Nou, sin duda alguna; pero no creo que la victoria (ante un rival tan encopetado, aunque tenga todavía a Busquets trotando y siempre desbordado cuando sus rivales atacan) equivoque a Zidane. Pues su equipo debe mejorar en muchos aspectos. Debido a que hay futbolistas que no acaban de coger la onda. Ah, Courtois volvió a destacar sobremanera.

viernes, 23 de octubre de 2020

El Tema del fútbol

El otro fútbol es el título de un libro escrito por Miguel Delibes y que fue publicado en los años ochenta. El tema del fútbol es el encabezamiento del primer capítulo. El primer párrafo reza así: "Hace unas semanas publiqué un intrascendente artículo sobre fútbol y puedo asegurar que en treinta años corridos que llevo en este oficio de emborronar cuartillas nunca un trabajo mío ha desencadenado un tan abundante número de réplicas y correspondencia como en este caso...".
 
El maestro Delibes se abstuvo de contarnos que muchas de las réplicas recibidas habían sido de tan mal gusto que nunca más se le ocurrió opinar de un deporte en el cual prima la pasión por encima de razones y conocimientos. Uno lleva la tira de tiempo emitiendo pareceres acerca del deporte rey y sobre todo del Madrid. Equipo de mis amores desde que vestía pantalones cortos. Lo cual no obsta para que yo haya sido siempre exigente con sus actuaciones y poco dado a repartir ditirambos a granel entre sus jugadores. 
 
Reconozco que con ese proceder me he granjeado la antipatía de muchos madridistas. Lo cual me importa un bledo y parte del otro. Aunque les estoy muy agradecido por acceder a este blog no sólo para disentir de cuanto escribo sino para que sigan creyendo a pie juntillas que servidor la tiene tomada, por ejemplo, con Sergio Ramos e Isco Alarcón. Como si uno, a estas alturas, hubiera decidido ser absolutamente subjetivo con las actuaciones de ambos futbolistas.
 
Mis lectores -ya sean del Madrid, Barça, Betis, Sevilla o Cádiz - saben que yo llevo muchos años diciendo que el Madrid necesita un central zurdo. A fin de que Ramos actuara en la derecha y hasta en casos de necesidad lo hiciera como lateral. Con el fin de alargarle la vida deportiva y por supuesto para evitar que los rivales se aprovechen de sus defectos jugando en el lado siniestro. Más visibles aún cuando por ese costado está Marcelo.

Pero la mayoría de los escribidores no dicen nada al respecto. Y no son pocos los que manifiestan siempre lo mismo desde hace ya muchas temporadas. Verbigracia: si Ramos juega frente al Cádiz y el equipo amarillo goza de cinco ocasiones de gol durante los primeros quince minutos del encuentro y obtiene su tanto, el que le dio la victoria, a la sexta oportunidad, con Ramos dando un curso de debilidad defensiva, la culpa es de Varane.
 
Lesionado el 'Gran Capitán' -en el reseñado partido-, los gacetilleros nos contaron lo que se ha convertido ya en una costumbre: "Sin Ramos la defensa no funcionará porque Varane carece de la personalidad del futbolista de Camas. Lo cual es una muletilla para dorarle la píldora a un Ramos que no necesita la adulación por sistema. Y sin embargo no dijeron ni pío de una defensa donde imperó la irracionalidad más absoluta decidida por Zidane: la compuesta por dos jugadores zurdos en demarcaciones diestras. Y, por si fuera poco, remató la insensatez colocando a Marcelo a la vera de Milîtao.
 
En la derrota frente al Shakhtar, como es habitual en todas las derrotas del equipo merengue, el culpable fue Raphael Varane. Y los comentaristas volvieron a redoblar el tambor: "El francés es un Don Nadie cuando Ramos no está a su vera. Vaya respeto a todo un Campeón del Mundo con Francia y un grande del Madrid. En lo tocante a Isco, les voy a contar la siguiente anécdota.

De Isco Alarcón, cuando los medios  deportivos lo situaron en la cresta de la ola y lo apodaron 'El Magia', quien escribe (tras analizarlo minuciosamente, debido a que el nacido en Arrollo de la Miel copaba las portadas de todos los periódicos y era obligado motivo de conversación generalizada) insistía en decir que su éxito sería posible si, de una vez por todas, jugara como mediapunta. Demarcación que le venía que ni pintiparada si realizara las misiones concretas exigibles en esa posición.
 
A Isco le recuerdo dos partidos sensacionales jugando como mediapunta contra el Atlético de Madrid. Pero su indisciplina en el césped lo ha conducido por la senda de una decadencia de la cual le costará lo indecible salir. Podrá destacar un día y pare usted de contar... Ah, les voy a referir la anécdota relacionada con mis criticas al futbolista malagueño. 
 
A un conocido, que deseaba ganarse mi amistad y trataba de obtener mi confianza, le llamé la atención con el debido respeto por meter la pata en algo que me afectaba. Pues bien, aquel hombre, cuya mujer lo alababa por ser un tipo normal -lo cual no es poca cosa-, me contestó así: "Debo decirte que no te puedo ver ni en pintura porque te metes con Isco...".  Y, claro es, tardé un segundo en mandarlo allá donde el viento da la vuelta. Y, créanme, estuve a punto de decirle a su mujer algo muy conveniente: se ha casado usted con alguien a quien creía normal... Y no deja de ser un tonto a nativitate. 
 




 
 
 

 


jueves, 22 de octubre de 2020

Alcalde de la Segunda República en Ceuta

Mis conversaciones con Fructuoso Miaja -concejal, senador y alcalde del Partido Socialista Obrero de Ceuta-, recogidas en un libro, y que vengo publicando en este blog, son muy leídas; tal vez porque la bondad era una dote de su carácter. En este capítulo, FM habla sobre el primer alcalde de la Segunda República que hubo en esta ciudad.

Fructuoso Miaja recuerda aquel hecho. Me parece que el primer alcalde se llamaba Eduardo Pérez Ortiz. La verdad es que no estoy muy seguro. Más lo estoy de los nombres de algunos concejales. Concejales como Manuel Olivencia Amor, Sánchez Prados, Victori Goñalons, y... ah, sí, Valverde Soriano. En esa época, en vista del paro existente y encontrándose el Ayuntamiento sin dinero, se solicitó ayuda al Gobierno, siendo Sánchez Prados diputado a Cortes.

En aquel entonces se aprobó el expediente de construcción del muelle de Ribera, además de acometer el municipio muchas otras obras de mejoras y ensanches de la ciudad. Las construcciones públicas servían, sobre todo, para paliar la falta de trabajo. A nadie debe extrañarle que a mi edad, recién cumplido los dieciséis años, yo estuviera ya preocupado por tales asuntos. 

Así que me afilié enseguida a las Juventudes Libertarias y a la Confederación Nacional del Trabajo. Sindicato donde había gente refrenada y también exaltada. En la CNT existía una lucha constante entre los moderados y quienes abogaban por la huelga y por las acciones indiscriminadas. Tal vez porque se adoctrinaba en razón de una utopía en cuanto al orden revolucionario que querían construir. Cierto es que se cometían muchos errores... Pero nadie pudo negarnos nunca la tenacidad en el empeño y el no desmayar nunca ante las adversidades. 

En el sindicato me fui forjando como hombre. Y en poco tiempo me hicieron tesorero del Ateneo. Las huelgas se sucedían por toda España, y en el Banco Popular de Ceuta tampoco nos libramos de ellas. Mi madre me dijo que yo fuera solidario con la huelga. Al día siguiente de la manifestación, cuando me presenté al trabajo, lo primero que me dijeron es que estaba despedido. Nunca más volví. Por más que luego se me pidiera reintegrarne a mi puesto.  


 

 

miércoles, 21 de octubre de 2020

Zidane facilita la victoria del Shakhtar

Zinedine Zidane cometió un error incomprensible que fue aprovechado por el equipo ucraniano para marcar tres goles en la primera parte y que bien pudieron ser más. ¿Cómo es posible que el entrenador del Madrid compusiera una defensa con dos jugadores actuando a pierna cambiada? Amén de contar con Marcelo; quien sigue jugando a su libre albedrío y siendo, por tanto, un coladero. Por su banda los rivales hacen virguerías. Y además es causante de las pifias que cometen los centrales. ¿Acaso el Madrid no tiene futbolistas para alinear un cuarteto defensivo con ribetes de racionalidad?...

Llegó el Shakhtar a Madrid con muchas bajas. Lo cual no le impidió hacerse con las riendas del encuentro desde que comenzó el balón a rodar. Los ucranianos defendieron en bloque formando una línea a veinte metros de su portería. Bien dirigidos por Maycon, en cuanto robaban el balón contraatacaban con cinco o seis jugadores. Courtois paró lo que pudo. Hasta que en el minuto 29 Taté lo batió. Varane en propia puerta y Solomon obligaron al belga a tener que recoger dos veces más la pelota alojada en la red. Corría el minuto 41 y los blancos ya perdían por 0-3.

De haber habido público en el Estadio Alfredo Di Stéfano, seguramente la bronca habría sido de las que no se olvidan jamás. Puesto que el entrenador del Madrid no era capaz de cortar de raíz lo que estaba ocurriendo... Que un equipo inferior dominaba la situación y lo hacía a lo grande; es decir, defendiendo con orden y corriendo con celeridad hacia la puerta de Courtois con facilidad pasmosa. Hubo momentos en los que parecía viable que los ucranianos acabaran ganando por una goleada de escándalo.

Los goles de Modric y Valverde -en la segunda parte- abrieron la puerta a la esperanza de una remontada. Pero a partir de ese momento nada más que Vinicius mantuvo el entusiasmo debido para que se obrara el milagro. Cierto es que los visitantes ni bajaron la guardia ni el miedo escénico les pudo. Tal vez porque ese pánico habita nada más que en el Bernabéu. Porque el Shakhtar pudo engordar el resultado en varias ocasiones.  

El Madrid ha evidenciado frente al Cádiz y ante el equipo dirigido por Luis Castro que no está para muchos trotes. Que carece de ideas y que su entrenador confía más en la Diosa Fortuna que en sus decisiones. Porque la suerte casi siempre se pone del lado de los equipos grandes. Mal asunto... Dado que en el Madrid sólo vale ganar, ganar y ganar. Y el Madrid ni gana ni juega bien. Y, claro es, los rivales le han perdido el respeto.