Blog de Manolo de la Torre


Entrenador de fútbol, ha ejercido la profesión 19 temporadas. Escritor en periódicos,
ha publicado una columna diaria, durante dos décadas, en tres periódicos ceutíes.

Mi Slideshow

jueves, 21 de marzo de 2019

Desde mi atalaya


Ordenando libros alojados en los anaqueles del mueble que los acoge, situado en la sala de estar donde leo y escribo, fijo la vista en Sombras y Luces en la España Imperial. Y lo saco de su sitio para hojearlo, pues hacía muchos años que había leído lo escrito por Manuel Fernández Álvarez. Y hallo en la página 157 un recorte de periódico en el cual Makelele, jugador perteneciente al llamado Madrid de los "Galácticos", dice lo siguiente: "Alguien debe caer en la cuenta de que las estrellas necesitan de alguien que sepa recuperar balones y repartirlos adecuadamente". Gracias  a la labor de Makelele e Iván Helguera, tan sobria y sacrificada cual extraordinaria, podían lucirse compañeros como Zidane, Ronaldo, Figo, Roberto Carlos, Beckham y compañía. Actualmente, el Madrid carece de ese rigor táctico y buena colocación.

En la anterior etapa de Zidane como entrenador del Madrid, hubo muchos partidos en los que el sistema defensivo de su equipo fue tachado de calamitoso. En varias ocasiones, ZZ dijo que sus jugadores podían divertirse, pero que tampoco podían olvidarse de trabajar más. Creo que fue a raíz de un partido de Champions League en el estadio del Nápoles. Yo opiné, entonces, que los deportes agonísticos no admiten divertimento. Y sí exigen tenacidad, voluntad y espíritu de sacrificio. En el combate, pues, no hay tiempo para divertirse sino para luchar denodadamente hasta conseguir la victoria. Que es la mejor terapia para recupersarse de los esfuerzos y celebrar los logros. A no ser que el combate sea como el elegido por el seleccionador de España, Luis Enrique; un juego conocido como 'Láser tag'. En el cual imperan las armas de mentirijillas para que reine la convivencia entre los seleccionados. Hay gente pa'tó.

Del Getafe, si la memoria no me falla, escribí a principios de marzo, tras su victoria en el Benito Villamarín (1-2). Y lo hice destacando el estilo de juego implantado por Bordalás. Entrenador que está dando muestras palpables de conocer el oficio. En su caso, tiene doble mérito: lo ha aprendido desde abajo. Que es la mejor manera de hacerlo. Aunque también es la que propicia que muchísimos técnicos se queden a mitad de camino. Mientras que otros llegan a la cima por la ladera más accesible. Mas hoy no deseo hablar de una cuestión pocas veces debatida. Hoy quiero destacar las cualidades que viene mostrando Djané en cada partido. Djané es un futbolista nacido en Togo, es veinteañero, tiene una altura de uno setenta y tanto y juega en el centro de la defensa del equipo conocido popularmente como 'El Geta'. Es veloz, tiene el mejor sentido de la anticipación, salta impecablemente, es solidario con sus compañeros y hasta tiene buen manejo de balón. En suma, el jugador togoleño es un valladar para sus rivales.    




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta mis escritos ,pero desde el respeto.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.